Redacción VcV

Toluca, México; 9 de diciembre de 2019. Del jueves 19 al domingo 22 de diciembre, el municipio mexiquense de Acolman será sede de la Feria Internacional de la Piñata, evento que espera la asistencia de 120 mil visitantes.

Las piñatas de barro o cartón son el elemento central de las tradicionales posadas y lo mismo son utilizadas para quebrarse al grito de “¡dala, dale, dale, no pierdas el tino!”, que para adornar y llenar de color casas y calles.

Será la edición 34 de esta feria que se ha vuelto tradición en ese municipio y que tiene como objetivo, además de difundir el legado, posicionar a Acolman como el principal proveedor de piñatas a nivel nacional a través de 40 talleres que se dedican a la elaboración de esas piezas artesanales.

De acuerdo con los historiadores, fue hace más de 400 años cuando se elaboró la primera piñata en ese municipio mexiquense y fue en el convento de San Agustín. Los frailes agustinos realizaban Misas de Aguinaldo (posadas) donde se regalaban cestas de fruta a los indígenas.

Una piñata es una olla de barro o de cartón, cubierta de papel maché y adornada de papel de colores. En su interior contiene frutas, dulces u otros premios, y se cuelga de una cuerda para ser rota con un palo. Al romperse libera su contenido sobre los participantes.

Cabe señalar que las piñatas más tradicionales son las de 7 picos, que representan los pecados capitales y se rompen para exterminar –de acuerdo con la vieja usanza- al demonio y a los pecados que de ella emanan.

Deja un comentario