José Enrique Rojas González.

Toluca, México; 1 de julio de 2019. El Servicio de Administración Tributaria, organismo que tiene como su principal función recabar los impuestos a nivel federal, cumple este 1 de julio 22 años de haber sido creado por el gobierno del entonces presidente Ernesto Zedillo.

La institución surgió como respuesta al nuevo panorama económico que el país vivió a raíz de la implementación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, herramienta que le ha permitido a México engancharse a la economía de Estados Unidos, principalmente, como consumidor de productos estadounidenses y como fuente de mano de obra barata para la región.

Así, las iniciativas presentadas por la Cámara de Diputados aquel 14 de noviembre de 1995 plantearon la creación de un nuevo organismo para la asignación de atribuciones de determinación y recaudación de las diversas contribuciones del ámbito federal, en sustitución de la Subsecretaría de Ingresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Desde su creación el SAT, órgano con autoridad fiscal y desconcentrado de Hacienda, ha tenido como sus principales atribuciones la tributación de los impuestos a nivel federal de todas las personas físicas y morales del país, las revisiones de los ingresos y egresos de las empresas que generan riqueza en el país, y de notificar a instancias judiciales las evasiones de impuestos en México.

Nuestro país posee una larga y añeja tradición fiscal que se remonta a la época prehispánica. La cultura nahua que se estableció en el centro de México y que paulatinamente extendió su imperio por el centro y sur del país ejerció un sistema de tributación por regiones. Las personas encargadas de la recolección de los tributos se les llamaba “tamemes”, y el vínculo entre el comercio, la exacción y la guerra fue la base de la política expansionista de la Triple Alianza.

La Matrícula de Tributos, un códice mexica realizado entre 1520 y 1530 en papel amate, es una relación de las regiones sometidas al imperio y de los tributos que debían de entregar al tlatoani. Las provincias otopames del valle de Toluca tributaba mantas de algodón y fanegas de maíz a México Tenochtitlán.

Posteriormente, la dominación de Mesoamérica por la Corona española estableció en el continente una serie de colonias dependientes de la metrópoli. La más rica de ellas fue Nueva España, establecida en el actual México. La recolección de impuestos fue un asunto de importancia, tan es así que varios pueblos de indios fueron agrupados poblaciones más grandes y establecidas cerca de un asentamiento español, la cabecera de distrito, para que la exacción fuese realizada de forma más efectiva. A este proceso se le conoció como Congregaciones de Pueblos.

A pesar del bajo crecimiento de la economía mexicana de aproximadamente 2.0 por ciento del PIB, el Servicio de Administración Tributaria ha amentado su recaudación desde el 2017: en ese año la cantidad fue de 2.7 billones de pesos, en 2018 fue de 2.9 billones de pesos, y para el presente año el monto estimado es de 3 billones 287 mil 605 millones de pesos.

El gobierno federal estimó a inicios de este año que el Impuesto Sobre la Renta (ISR) sería la principal fuente de ingresos tributarios al obtener de él 1 billón 734 mil millones de pesos en este año, aproximadamente el 52 por ciento de total.

El Impuesto al Valor Agregado (IVA) aportará al erario, de acuerdo con las estimaciones del gobierno, 989 mil millones de pesos, el 30 por ciento del total de la tributación; mientras que del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios se espera recaudar 437 mil 900 millones de pesos, cantidad que representaría el 13 por ciento de la tributación total.

A pesar del aumento de los montos recaudados, la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (PRODECON) ha señalado que el SAT no ha aumentado la base de contribuyentes, sino que el aumento se ha basado en exigir más a los contribuyentes cautivos.

One thought on “SAT; 22 años de fiscalización en México”

Deja un comentario