Miguel Alvarado


Toluca, México; 14 de marzo de 2019. Un fondo de la anterior Legislatura del Edoméx, la LIX, fue utilizado para financiar una serie de televisión llamada “El Populismo en América Latina”, que calificaba al actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, como “un dictador. Esto, según el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Santiago Nieto, quien dijo que se presentará una denuncia contra los creadores de esa producción ante la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (FEPADE) por considerarla una “campaña negra”, por presuntas violaciones al artículo 15 de la Ley General en Materia de Delitos Electorales, y ante la Fiscalía General de la República (FGR) por lavado de dinero. La publicidad de la serie fue difundida en el periodo electoral que después dio el triunfo a AMLO, en 2018.

El financiamiento de esa serie provino de la empresa constructora OHL, quien entregó millones de pesos, entre abril de 2017 y julio de 2018. Además, 2 millones 500 mil pesos salieron la Coordinación del Programa de Apoyo a la Comunidad (PAC) del gobierno del Estado de México, que actualmente ya no existe pero que en ese momento era gestionado por la Cámara de Diputados a través de la Secretaría de Finanzas.

La empresa que produjo la serie es Grupo TV Promo y recibió 47 millones 900 mil pesos de un bufette llamado Proyectos de Información y Análisis.
La serie en cuestión fue publicitada ampliamente e incluso la publicidad se presentaba de tal manera que los mítines de AMLO en la ciudad de México, sobre todo en el cierre de su campaña en el Estadio Azteca, estaban sumergidos en ella, pues iban pegados en camiones de transporte público que circulaban por toda la ciudad. En la publicidad pegada en el costado de los camiones aparecía AMLO vistiendo la banda presidencial de México, levantand el barzo derecho en primer cuadro.

Junto a él, otros tres políticos latinoamericanos: el argentino Juan Domingo Perón, el venezolano Hugo Chávez y el brasileño Lula da Silva. Constaba de 5 capítulos, el último de los cuales estaba dedicado a López Obrador y la autoría de esa producción se le había atribuido a una empresa denominada La División. Originalmente, se transmitiría por el canal de cable de Nacional Geographics, aunque después NatGeo desmentiría eso. Como productor ejecutivo aparecería Javier García y en su momento el equipo de campaña de AMLO presentó una queja ante el INE por violaciones a la ley electoral.

El PAC fue operado durante 50 años por los diputados mexiquenses y su último fondo alcanzó los 187.5 millones de pesos anuales. Este momento era repartido entre los 75 diputados que componen a la Legislatura, por lo que cada uno de ellos estaba en libertad de usar ese dinero. En noviembre de 2018 la nueva Cámara, con mayoría de Morena, canceló el programa aduciendo que el programa se había viciado pues era usado sobre todo para promoción personal y los 187. 5 mdp serían redireccionados.

“El PAC es un programa “de apoyo” o de gestión que, de acuerdo con algunos legisladores, nació en la administración del ex gobernador, Carlos Hank, a propuesta del entonces secretario general de Gobierno, Ignacio Pichardo, para que los diputados pudieran gestionar apoyos para la gente. El objetivo, según la oposición, era controlarlos”, escribía la reportera Violeta Huerta para El Sol de Toluca, y señalaba que el PAC funcionaba como un sistema de control para premiar o castigar a diputados.

Huerta desmenuzó el PAC y encontró que “en 2017 los congreso de 25 entidades federativas destinaron casi 2 mil millones de pesos en funciones que legalmente no les corresponden”, según un informe del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) del 2018.

TV PROMO, según el titular de Inteligencia del SAT, tiene como dueño a Alejandro Jesús Quintero Iñiguez, identificado como socio de Televisa, y que en 2007 se identificaba como VP corporativo de Comercialización de la empresa de Emilio Azcárraga. “Quintero, un hombre especializado en mercadotecnia que inició su trayectoria en empresas como Colgate-Palmolive, es parte del directorio de Televisa desde 1998, pero su relación con la compañía comenzó mucho antes por razones personales (su padre trabajó 30 años con Emilio Azcárraga Milmo en ventas también, en el mismo cargo que hoy tiene) y de negocios (su compañía de promociones y Below The Line TV Promo compraba y contrataba servicios de Televisa). Fue Emilio Azcárraga Jean, quien, al asumir el timón de Televisa, lo invitó a unirse a la corporación para reestructurar el área comercial, que actualmente lidera”, dice un perfil de la página web Produ.com y que se puede consultar en el link https://www.produ.com/personaje/perfiles/311
Además, Alejandro Quintero fue publicista del ex presidente de México, Enrique Peña Nieto, a quien conoció cuando era gobernador del Edomex. En 2007,Quintero trabajaba para Televisa con el cargo de vicepresidente Corporativo de Comercialización. En 2015, Quintero fue relevado de Televisa, que lo convirtió en asesor, pero siempre se le reconoció como el creador del “producto Peña Nieto.

A Quintero se le atribuía el 60 % de los ingresos publicitarios de aquella empresa. “A raíz de la alternancia presidencial en el 2000, Quintero ideó convertir a los políticos y gobernadores en “paquetes comerciales” que se podían vender en la pantalla, a través de los noticieros y programas de espectáculos. Y para darle la vuelta a la legislación electoral y a la fiscalización, el estratega utilizó como brókers o intermediarios a empresas creadas por él y vinculadas a Televisa, como TV Promo y Radar Servicios Especializados (…). Quintero sugirió a Peña que, para enfrentar el escándalo de corrupción de su antecesor Arturo Montiel, firmara un plan por 742 millones de pesos, de los que 691 millones se destinarían a publicidad televisiva, incluyendo infomerciales, asesoría en materia política y de comunicación.

El plan incluyó venta de 180 notas informativas por 305 millones 688 mil pesos; tres reportajes en la serie Los Reporteros, por 5 millones 780 mil pesos; seis entrevistas en varios noticieros por 42 millones 858 mil pesos, y tres programas en Zona Abierta, por 10 millones de pesos”, escribió el reportero Jenaro Villamil para la revista Proceso en enero de 2015.

La otra empresa implicada en los señalamientos de la Presidencia, el bufete Proyección Información y Análisis S.A. de C.V, es encabezada por Federico y Ariel Berrueto Pruneda, quien además es dueño de la casa encuestadora Gabinete de Comunicación Estratégica, se ocupó desde 2010 de las tendencias electorales en el Edoméx. Federico fue el director de Planeación de las campañas electorales de Luis Donaldo Colosio y Ernesto Zedillo y está ligado políticamente con Manlio Fabio Beltrones. Berrueto es sobrino del ex gobernador priista de Coahuila, Eliseo Mendoza Berrueto y ha ocupado algunos cargos públicos de mediano perfil en los gobiernos de aquel estado, así como a nivel federal. Se autocalifica como un “intelectual” pero en Coahuila se le ubica como parte de un grupo político formado por panistas y priistas conservadores y de ultraderecha.

Deja un comentario