* El presupuesto de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) alcanza para solventar lo mismo telefonía celular que convencional, pero también millonarios pagos de internet, combustible y energía eléctrica.

Elpidio Hernández Villanueva
Toluca, México; 29 de enero de 2018. Hace unos días Viceversa Noticias dio a conocer que la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx) gastó 24 millones 560 mil 791 pesos en combustible durante el 2017; mientras que en los primeros ocho meses de 2018 (enero-agosto) el gasto en gasolina ya alcanzaba los 13 millones 309 mil 765 pesos. 
Una solicitud de información en poder de este medio también revela que la máxima casa de estudios de la entidad pagó, durante 2017, 37 millones 489 mil 492 pesos por concepto de internet; mientras que en los primeros ocho meses de 2018 la cuenta ya superaba los 15 millones 124 mil 463 pesos.
El documento agrega que por la energía eléctrica que se utilizó en las aulas de las facultades y preparatorias durante este mismo año, se pagaron 35 millones 304 mil 769 pesos mientras que entre enero y agosto los recibos de luz superaban los 23 millones 469 mil 644 pesos.
El reporte detalla también que entre el 1 de enero de 2017 y el 31 de agosto de 2018 la d autónoma mexiquense gastó un aproximado –según el documento- de más de 470 mil 349 pesos en aguas embotelladas y garrafones.
La #UAEMéx también desembolsó 211 mil pesos en gas LP durante el 2017 y 204 mil pesos en los primeros ocho meses del 2018. 
El presupuesto de UAEMéx es tal que alcanza para solventar los servicios de telefonía celular de algunos de quienes ahí trabajan pues sólo durante 2017 se pagaron por ese concepto 2 millones 394 mil 807 pesos mientras que en los primeros ocho meses del 2018 ya se habían facturado por ese concepto 1 millón 756 mil 732 pesos. 
Mientras que el gasto en telefonía convencional con Carlos Slim y compañía en 2017 fue de 4 millones 585 mil 678 pesos, en los primeros ocho meses de 2018 el costo ya había superado los 2 millones 780 mil 990 pesos.

Diseño: Brenda Cano.

Deja un comentario