Miguel Alvarado

Toluca, México; 14 de diciembre de 2018. La Tierra Caliente del Estado de México es una de las más pobres del país, pero también una de las más violentas. Allí, sobre un suelo que contiene minerales preciosos como oro, plata y barita, así como uranio, opera el cártel de la Familia Michoacana, encabezado por Johny Hurtado Olascoaga, el Fish, un capo con el grado de leyenda, en el sur mexiquense. A la fecha, por Hurtado la Fiscalía mexiquense ofrece medio millón de pesos por datos que lleven a su captura, aunque reportes periodísticos, de la Marina y de la Sedena ubican su base de operaciones en Arcelia, Guerrero, uno de los municipios sobre el que menos atención tiene del gobierno de aquella entidad pero cuya estructura de gobierno pasa por la aprobación de este hombre.

La Tierra Caliente o Triángulo de la Brecha está formada por los municipios mexiquenses de Luvianos, Tlatlaya, Amatepec, Otzoloapan y Zacazonapan, entre otros, así como por Arcelia en Guerrero, y Huetamo y Tuzantla, de Michoacán. Se trata de un corredor geográfico que anteriormente se enfocaba a la producción y trasiego de droga, pero ahora extractoras canadienses lo han copado en busca de riquezas naturales y minerales. Empresas como la Blackfire Exploration buscan barita con ayuda de los sindicatos regionales, que además son controlados por el cártel del Fish, a quien una declaración ante la PGR de Sidronio Casarrubias, jefe capturado de los Guerreros Unidos por el caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa lo relacionan como socio del empresario argentino Carlos Ahumada Kurtz, quien extrae uranio de la mina de Campo Morado y lo traslada al puerto michoacano de Lázaro Cárdenas en góndolas, servicio por el que paga 20 mil pesos a Hurtado por cada una de ellas.

El Fish y su hermano Arturo, alias el Fresas, han peleado palmo a palmo y desee hace años en control de la Tierra Caliente mexiquense, y forman parte de una lista de tres narcos en libertad que son buscados por la Fiscalía mexiquense. El otro es Medardo Hernández Vera, alias Lalo Mantecas, o el 100, otro jefe de la Familia Michoacana, quien opera entre Tuzantla y Tiquicheo en Michoacán, y Luvianos, Zacazonapan y Temascaltepec en el Estado de México, y quien se considera el tercero al mando de la Familia Michoacana, sólo por debajo de los hermanos Johnny Hurtado Olascoaga, alias “El Pez”, “El Fish” o “Don Gabino” y José Alfredo Hurtado Olascoaga, alias “La Fresa”, “La Secretaria” o “El Feyo”, todos ellos con la protección de alcaldes y autoridades locales y estatales corruptas”, dice un reporte de Medium.com.

El combate a la inseguridad del gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador ha divido al país en 266 regiones, de las cuales 32 se establecieron en el Edoméx conjuntan a los 125 municipios dentro del Plan de Seguridad Federal y en el que se prevé arriben 15 mil efectivos de la Sedena, que se interpreta como la continuación de la militarización de la seguridad pública, una de las políticas más criticadas en los gobiernos de Felipe Calderón y de Enrique Peña y que Obrador se ha empeñado en seguir con el anuncio de la creación de una Guardia Nacional que funcionará con por lo menos 133 mil efectivos provenientes de la Marina y la Sedena. Esto es, se trata de la, creación de un tercer ejército con capacidad de fuego suficiente para intentar la reestructuración de las fuerzas armadas, sobre todo de la Sedena.

Medardo Hernández, junto con los Hurtado, son buscado por lo menos desde 204 y aunque por los tres se ofrece en conjunto un millón y medio de pesos, nadie ha sido capaz de seguirles el rastro. A el Fish se le señala como uno de los corruptores o infiltradores del 52 Batallón de Infantería acantonado en Tejupilco, y también se le relaciona con la matanza de Tlatlaya, en julio de 2014, cuando el ejército ejecutó a 22 personas en una bodega de San Pedro Limón en esa localidad. En este municipio se localizan al menos 6 concesiones para extraer oro, plata y otros minerales concesionados a mineras extranjeras.

Este año la Familia ha protagonizado diversos enfrentamientos en el sur mexiquense, como el del 19 de febrero de 2018, cuando policías y sicarios vestidos con uniformes de la Marina se balearon en el centro de Zacazonapan, donde comían los agentes cuando los falsos marinos los acribillaron. Esa ocasión murieron los sicarios Víctor Guillermo Vázquez Martínez, alias Guerrero, y el Hércules, al servicio de Medardo Hernández, quien intenta recuperar para la Familia parte del Cinturón de oro en Teloloapan, Guerrero, en manos de los Guerreros Unidos. En Teloloapan el operador de el 100 es Pedro Segura Valladares, quien buscó una diputación local por aquel estado, desde el partido Movimiento Ciudadano, a quiena demás se relaciona qcon el gobernador de aquella entidad, Héctor Astudillo Flores.

Los sicarios de el 100, el Fish y el Fresas ejecutaron recientemente a su jefe de plaza en Tejupilco, Rubén López Alcalá, alias el Dinas o el 16, a quien torturaron antes de matarlo. Estuvo en prisión hace dos años debido a que sus propios jefes lo entregaron, como la han hecho con otros capos, y según informantes “el sacrificio de «El Dinas» o «El 16» por parte de los hermanos Hurtado Olascoaga tuvo el propósito frenar la presión de las autoridades por la ejecución del séptimo regidor de Amatepec en Tejupilco y la desaparición de dos trabajadores del SAT en Tlatlaya a manos de La Familia Michoacana”.

Deja un comentario